Desde hace varios años, la belleza coreana, también conocida como K-beauty, está de moda. Parece que el cuidado de la piel en Asia ha llegado para quedarse, y no porque sea divertido y kitsch, sino porque es muy efectivo. Si prefiere que el cuidado de tu piel sea más sencillo que el popular proceso de 10 pasos de la K-beauty, pero aun así desea probar algo nuevo, tal vez le convenga fijarse en otra letra del alfabeto: la j.  

Así es. La J-beauty (o belleza japonesa) podría ser el régimen asiático de cuidado de la piel indicado para usted. Puede que incluso ya haya utilizado, sin saberlo, algunos productos de belleza japoneses. ¿Sabía que la limpieza doble, las mascarillas y las esencias tienen su origen en Japón? Algunos de los productos de culto para el cuidado de la piel más populares del mercado proceden de Japón. 

Si ha oído hablar de la belleza japonesa o J-beauty y se ha preguntado qué es eso, en qué se diferencia de la K-beauty y cuáles son sus beneficios, no busque más. Hoy vamos a profundizar en la J-beauty para que usted pueda decidir si está preparada para incorporar esta filosofía de cuidado de la piel a su rutina de belleza.

¿En qué se diferencia la J-beauty de lo que conocemos?

La filosofía japonesa de cuidado de la piel se centra en un planteamiento proactivo en lugar de reactivo. El objetivo principal de la J-beauty es nutrir la piel para que se vuelva luminosa, suave, radiante, hidratada y saludable de forma natural. Una rutina de J-beauty consiste en lograr una luminosidad natural sin esfuerzo. 

La mayoría de nosotras ya estamos familiarizadas con lo básico de un régimen de cuidado de la piel de J-beauty: limpieza, tonificación e hidratación de la piel. Pero si queremos tener esa luminosidad, según la J-beauty, debemos ir un poco más allá. 

Los pasos diarios básicos de una rutina de cuidado de la piel J-beauty consisten en una limpieza doble, la hidratación con una esencia o loción, el tratamiento con un sérum y la hidratación de la piel. La protección solar, la exfoliación y las mascarillas periódicas son también componentes de esta rutina provechosa.

Mientras que la mayoría de los occidentales estamos acostumbrados a aplicarnos una capa espesa de crema hidratante, la belleza japonesa se basa en el uso de sueros ligeros, lociones, emulsiones, geles y leches que la piel absorbe con facilidad. Con sus finas texturas, estos productos también se superponen entre sí con facilidad y no se sienten pesados sobre la piel.

¿En qué se diferencia la J-beauty de la K-beauty?

Aunque la K-beauty ha arrasado en el mundo occidental con sus envases de moda y sus numerosos pasos para el cuidado de la piel, la J-beauty es un cambio reconfortante para los que preferimos unas rutinas más racionalizadas y seleccionadas.

Tanto la J-beauty como la K-beauty se centran en una piel clara y luminosa, en la hidratación y en la importancia de la protección solar. Sin embargo, existen numerosas diferencias clave entre ambas.

K-beauty

La K-beauty se centra en los resultados instantáneos, los envases de colores brillantes, los trucos, las tendencias y los ingredientes poco comunes (¿alguien quiere la mucina de caracol?). Probablemente se la conozca por su extenso régimen de cuidado de la piel en varios pasos, ya que la simplicidad no forma parte para nada de ella. El objetivo final de una rutina de K-beauty es hidratar a fondo y conseguir una “piel de cristal”: una piel sin poros, luminosa y translúcida. 

Un régimen de K-beauty suele ser un proceso de 10 pasos, pero puede incluir hasta 15 pasos (o tan solo 5 pasos si realmente quiere racionalizar). Independientemente del número de pasos, una rutina habitual de K-beauty incluye tres cosas: 

  • Las esencias son originarias de Japón, pero han adquirido popularidad gracias a la K-beauty. Una esencia es un fluido acuoso muy ligero que proporciona una hidratación intensa a la vez que prepara la piel para que los productos aplicados encima se absorban con mayor facilidad. Más adelante hablaremos de las esencias.
  • Por lo general, las ampollas suelen contener una alta concentración de ingredientes activos y son conocidas por ser incluso más potentes que los sérums.
  • ¡Sobre todo máscaras de hoja ! Estoy convencida de que parte del auge de la K-beauty se debe principalmente a la popularidad de las mascarillas. Hay tantas marcas como mascarillas para todos los problemas de la piel que uno pueda imaginar.

Si usted es una persona a la que le gusta tener un ritual de cuidado de la piel y le gusta la variedad, los envases divertidos y jugar con diferentes texturas y fórmulas, la K-beauty sería ideal para usted.

J-beauty

La belleza japonesa es mucho más sencilla, simplificada y depurada. Olvídese de los trucos, los colores brillantes y juguetones y, sobre todo, de los 10 a 15 pasos. La J-beauty es un método a largo plazo que utiliza la ciencia y la tecnología para producir resultados notables. 

La J-beauty se centra en una estética de diseño más simplificada y emplea solo unos pocos pasos deliberados que implican productos multifuncionales para ofrecer la máxima eficacia. Este régimen de cuidado de la piel se ha diseñado para ofrecerle precisamente lo que necesita, sin complicaciones. 

En contraposición a la “piel de cristal”, el objetivo de la rutina de belleza japonesa es la “piel mochi”, con una textura suave y flexible, sin una sola señal de resequedad. 

Un régimen de belleza japonés básico incluye: 

  • Una loción o esencia que se aplica con palmaditas en la piel. Aportan una hidratación intensa y no grasa gracias a la utilización de ingredientes naturales. Su textura acuosa les permite penetrar en la piel de forma profunda.
  • Aunque el FPS es un ingrediente fundamental tanto en la K-beauty como en la J-beauty, Japón se caracteriza por sus avanzadas fórmulas de protección solar.
  • Los aceites son abundantes en el cuidado de la piel en Japón. Se utilizan tanto para eliminar el maquillaje durante el proceso de doble limpieza como para hidratar la piel.

Como soy una persona que realiza varias tareas a la vez, aprecio la belleza y la sencillez de una rutina de belleza japonesa para la mujer ocupada. 

La rutina diaria perfecta de J-beauty

Siga estos pasos fundamentales y logrará una piel hermosa, luminosa y resplandeciente.

Paso 1: limpieza doble

Un componente importante de la belleza japonesa es la doble limpieza. Muchos occidentales incorporan la doble limpieza en sus rutinas nocturnas sin darse cuenta de su historia. Este ritual de limpieza se remonta al siglo XIV, cuando los aceites limpiadores eran necesarios para eliminar la base blanca tradicional que llevaban las mujeres japonesas. Posteriormente, se aplicaba un limpiador espumoso para eliminar los restos de aceite. 

Con la doble limpieza, el primer paso está pensado para eliminar con suavidad lo que hay en la piel sin desproteger la superficie, dejando la piel al descubierto. El segundo paso elimina la suciedad, la grasa y despeja los poros para que la piel esté limpia, preparada y lista para los siguientes pasos de cuidado de la piel. Ahora vamos a hablar del proceso de limpieza doble y de los productos que se usan.

Limpieza doble: parte 1

El primer paso de la limpieza doble es eliminar el maquillaje con un limpiador en aceite. También se pueden usar bálsamos en este paso, aunque los aceites limpiadores son más comunes. 

Se podría pensar que el uso de un bálsamo o un aceite limpiador podría provocar brotes u obstruir los poros. Por el contrario, estos productos eliminan con eficacia el exceso de grasa, el maquillaje más resistente, la máscara de pestañas (sí, incluso la resistente al agua) y el protector solar, a la vez que nutren la piel.

La limpieza con aceite (o bálsamo) es el primer paso de una rutina nocturna de belleza japonesa.

Productos a probar:

Aceite limpiador de tratamiento Sekkisei: este aceite limpiador suave y sedoso utiliza una mezcla de aceite de lágrimas de Job (semilla de Coix), aceite de ajonjolí y aceite de cártamo para descomponer el maquillaje (incluso el resistente al agua) y destapar los poros, a la vez que se elimina por completo.

Limpieza doble: parte 2

Una vez que el aceite o el bálsamo limpiador se haya eliminado de la piel con agua, se aplica una espuma limpiadora suave para limpiar a fondo la piel y prepararla para los siguientes pasos de cuidado de la piel. 

Gracias a este proceso de limpieza doble, minucioso pero suave, muchas mujeres descubren que pueden limpiarse únicamente con agua por la mañana. Sin embargo, si siente que el agua no es suficiente para usted, puede usar un limpiador espumoso suave. 

Productos a probar:

Jabón líquido para el rostro Gokujyun de Hada Labo: Esta crema limpiadora facial suave conserva la hidratación natural de la piel mientras realiza la limpieza. No contiene aceites minerales ni colorantes, tiene un pH equilibrado, no tiene perfume y no es comedogénico.

Pasta de limpieza Kaidei suave de Rosette: Esta espuma limpiadora cierra los poros y absorbe el exceso de grasa. Contiene arcilla marina rica en minerales y extracto de rosa. No tiene fragancia y no contiene aceite mineral ni colorantes artificiales.

Toallitas con loción de limpieza facial Zubo Labo de Sana: ¿No tiene tiempo? Estas toallitas limpiadoras están diseñadas para limpiar, hidratar y exfoliar suavemente la piel para eliminar el sudor, los aceites, la suciedad y las células muertas que se acumulan durante la noche. La piel queda más radiante e hidratada para que el maquillaje se vea mejor en la piel. Es ideal en las mañanas ajetreadas y durante los viajes.

Paso 2: acondicionadores de la piel

Los acondicionadores de la piel en la rutina japonesa de cuidado de la piel suelen denominarse primeras esencias o lociones. Al igual que los tónicos, se utilizan como paso posterior a la limpieza y también tienen una consistencia acuosa. Pero ahí es donde terminan las similitudes. La principal diferencia entre las lociones japonesas y las occidentales (o lo que comúnmente se conoce como tónicos) es que estos acondicionadores de la piel no son agresivos y no contienen propiedades astringentes. Muchos no tienen aroma y dejan una sensación acuosa cuando se aplican sobre la piel.

Las lociones y esencias japonesas tienen ingredientes beneficiosos que están diseñados para hidratar y suavizar la piel en lugar de desprotegerla. 

De hecho, la aplicación de un acondicionador de la piel antes de hidratarla aumentará su elasticidad y firmeza. Debido al contenido adicional de agua, la piel también tendrá un aspecto más brillante y saludable. Muchas veces, las lociones y esencias también poseen otras propiedades favorables para el acondicionamiento de la piel y el antienvejecimiento. Los ingredientes más comunes de los acondicionadores de la piel son el áloe, el ácido hialurónico y las ceramidas.

Por su consistencia e ingredientes, los acondicionadores de la piel se absorben con mayor facilidad que otros tipos de productos para el cuidado de la piel. También son capaces de penetrar en la piel de forma más profunda y ayudan a preparar la piel para que acepte mejor los productos que se aplicarán encima.

Las esencias y las lociones se pueden utilizar por la mañana y por la noche y deben aplicarse con los dedos en lugar de pasarlas por la superficie con una almohadilla de algodón.

Productos a probar:

Loción hidratante Gokujyun de Hada Labocon tres tipos distintos de ácido hialurónico y otras sustancias hidratantes, esta loción hidratante es una superestrella con seguidores de culto por una buena razón.

Esencia de tratamiento facial SK-II: este es el estándar de oro de las esencias. El extracto de Pitera™, patentado por la marca, utiliza un proceso de fermentación exclusivo y contiene gran cantidad de minerales, vitaminas y aminoácidos. Las usuarias confían en esta esencia para mejorar radicalmente la textura y el aspecto de su piel. La esencia de tratamiento facial SK-II es un éxito de ventas constante de la marca.

Acondicionador para la piel Hatomugi de Naturie: este acondicionador para la piel utiliza hatomugi, una planta de cebada comestible también conocida como lágrimas de Job, que se encuentra con frecuencia en los productos japoneses para el cuidado de la piel, el té y la medicina herbaria. No solo se sabe que posee propiedades antiinflamatorias, sino que también alivia, refresca e hidrata. La esencia de hatomugi contiene 12 aminoácidos y es rica en vitaminas del grupo B y en proteínas, lo que permite lucir una piel más hidratada y saludable.

Paso 3: sérums

Los sérums contienen la mayoría de las vitaminas e ingredientes activos beneficiosos que se aplican sobre la piel y tratan problemas específicos de la piel como las líneas de expresión, las arrugas, las manchas, la resequedad o la falta de luminosidad. Los sérums suelen confundirse con las lociones y las esencias, pero su consistencia es un poco más espesa y suelen tener una mayor concentración de ingredientes activos.

Producto a probar:

Sérum todo en uno Honeyshca de SanaEste sérum es un suero potenciador 3 en 1, una loción y una leche hidratante que deja la piel fresca e hidratada. Su mezcla de jalea real pura, agua de rosas y miel penetra con facilidad en la piel sin dejar ninguna capa ni residuo.

Paso 4: humectantes

El objetivo de la belleza japonesa es la superposición de capas, para que la piel no se vea sobrecargada con productos densos. En lugar de aplicar cremas espesas, la belleza japonesa utiliza geles, cremas en gel, leches y emulsiones para añadir humedad a la piel mientras se sellan los ingredientes activos y la hidratación subyacente.

Productos a probar:

Leche hidratante Gokujyun de Hada Labo: esta leche para la piel, de textura ligera, aporta una hidratación y humectación profundas, lo que permite que la piel se mantenga suave y tersa de día o de noche. No contiene aceites minerales, colorantes ni fragancias. No es comedogénica y tiene un pH equilibrado.

Leche facial de isoflavonas Sana Namerakaesta leche para la piel contiene esencia de soya y ha sido enriquecida con proteína de soya e isoflavonas. Aumenta los niveles de colágeno y ácido hialurónico, que mejoran la elasticidad e hidratan la piel. Esta leche no es pegajosa y no contiene fragancias, colorantes ni aceites minerales.

Paso 5: protector solar

Si hay un producto para el cuidado de la piel por el que se conoce a Japón, ese es el protector solar. ¿Sabías que el sistema de clasificación de los rayos UVA se desarrolló en Japón? ¡Así es! En un momento dado, solo se sabía la cantidad de FPS (el índice de UVB) que contenía un protector solar. Gracias a la avanzada tecnología japonesa, ahora podemos ver el nivel de protección UVA que ofrece un producto solar consultando su índice PA+ a PA++++. 

Los protectores solares japoneses se caracterizan por sus texturas de rápida absorción, su eficacia, su suavidad y su carácter no pegajoso. Las mujeres japonesas usan protección solar a diario, independientemente de su destino o de lo que hagan, ya sea dentro o fuera de casa. Es lógico que los protectores solares japoneses sean elegantes desde el punto de vista estético, ya que cuentan con algunas de las mejores fórmulas del mundo. Si no los ha probado, ¡tal vez ya sea hora de hacerlo!

Producto a probar:

Protector UV con color para el rostro Urban Environment de Shiseido (FPS 43): Shiseido cuenta con algunos de los mejores protectores solares japoneses del mercado. Urban Environment es ligero, no contiene aceites, resiste al agua y tiene un FPS 43 de amplio espectro. Es un protector solar excelente para aplicarlo debajo del maquillaje, ya que da un toque de color para igualar el tono de la piel, así como un ligero brillo (no graso). La Fundación del Cáncer de Piel recomienda el uso diario de Urban Environment, que además no es comedogénico.

Pasos semanales para mejorar su rutina de J-beauty

Algunos rituales de belleza japoneses no necesitan hacerse todos los días para que sean efectivos. Añadir uno o dos pasos más a la rutina de cuidado de la piel una o dos veces a la semana puede convertirse en un mimo y mejorar aún más la piel.

Exfoliantes

En la belleza japonesa no existen exfoliantes ni herramientas agresivas. Muchos exfoliantes occidentales contienen ingredientes como la cáscara de albaricoque o el azúcar, que pueden provocar microdesgarros invisibles en la piel. Esto es algo que no está permitido en la belleza japonesa, donde lo suave es siempre mejor. 

En cambio, existen geles y gomas que permiten una exfoliación suave y delicada. Los exfoliantes japoneses se aplican sobre la piel seca, donde se unen a los aceites faciales y forman bolas pequeñas. Al masajear y exfoliar, deja al descubierto una piel más brillante y saludable.

Exfoliar una vez a la semana es suficiente, aunque se recomienda que las personas que tienen la piel grasa o mixta se exfolien dos veces. 

Productos a probar:

Jalea exfoliante de frutas Detclear Brillo y exfoliación (frutos surtidos) de Meishoku: esta jalea exfoliante contiene tanto AHA como BHA para dejar al descubierto una piel más brillante y saludable. Ayuda a eliminar los puntos negros, las células muertas de la piel y el exceso de grasa.

Gel de limpieza facial Rosette Gommage: este gel de limpieza ligero deja al descubierto una piel más sana y brillante al eliminar rápida y fácilmente las células muertas de la superficie de la piel. Formulado con AHA, este gel también limpia los poros y prepara la piel para que absorba mejor los productos de cuidado de la piel.

Gel de agua natural Cure: Este gel limpiador suave se elabora con agua de hidrógeno activada para eliminar las capas de piel seca, muerta o áspera. Se puede utilizar incluso en otras partes del cuerpo donde las células muertas de la piel pueden acumularse, como los codos, el cuello y las rodillas.

Masaje linfático

Practicar un masaje linfático con frecuencia puede reducir el aspecto de los poros, la hinchazón y las arrugas. También se sabe que mejora el tono de la piel y la circulación, además de aumentar la elasticidad de la piel, los niveles de colágeno y, desde luego, el drenaje linfático. Esto se puede lograr mediante el uso de un rodillo facial o masajeando la cara con las manos. En cualquier caso, ¡le hará un gran favor a su rostro!

Mascarillas

Las mascarillas sencillas y específicas son un elemento básico en cualquier rutina de belleza japonesa. Considere las mascarillas como un regalo semanal para mimarse. No dude en probar distintas mascarillas para ver qué se adapta a sus necesidades en cada momento. 

Productos a probar:

Mascarilla facial humectante 3D Hadabisei de Kracie para una súper flexibilidad: esta mascarilla hidratante rica en nutrientes usa el colágeno para dejar al descubierto una piel más radiante, firme y clara. Aporta una hidratación intensa mediante un ajuste tridimensional para ofrecer ingredientes excepcionales que suavizan la queratina y que son perfectos para el antienvejecimiento.

Mascarilla facial matutina fresca Saborino: ¡estas mascarillas son un tratamiento 3 en 1 que ofrece limpieza, tonificación y una capa de base en un solo producto! ¿Solo tiene 60 segundos para el cuidado de la piel? ¡No hay problema! Estas mascarillas son la solución perfecta y ADEMÁS ejercen un efecto tensor reafirmante que facilita la aplicación del maquillaje.


Mascarilla de tratamiento facial de SK-II: este juego de mascarillas en hojas, otro producto de culto y un éxito de ventas de SK-II, es muy eficaz gracias a su concentración adicional de Pitera™. Cada mascarilla de algodón viene impregnada de este extracto para lograr la máxima penetración en la piel. Debido a la intensa hidratación y retención de la humedad, la piel lucirá más radiante inmediatamente después de su aplicación. Como resultado, la textura de la piel queda más suave y rellena.

¿La J-beauty la ayudará a alcanzar sus metas de cuidado de la piel?

Las rutinas y los productos de belleza japoneses han producido resultados maravillosos en materia de antienvejecimiento y textura de la piel durante muchos años. Así que, si su meta es tener una piel equilibrada, calmada e hidratada para poder usar menos maquillaje, es posible que este sea el régimen de belleza que necesita.  

En función de su rutina de belleza actual, es posible que la J-beauty requiera más tiempo o no. Quizá no esté preparada para hacer una reforma completa del cuidado de la piel. En ese caso, incorporar los productos de J-beauty a su rutina actual puede suponer una notable diferencia en su claridad, aspecto y estado. 

Hay algo que decir de una rutina de cuidado de la piel sencilla y racionalizada que ha estado vigente durante cientos de años. Cuando algo funciona, funciona. No hay más que ver la magnífica piel de las mujeres japonesas que llevan siglos poniendo en práctica la J-beauty. Vale la pena intentarlo, ¿no?